Odioso recorte de impuestos

first_imgCuando el Congreso finalmente aprobó la mal llamada Ley de recortes de impuestos y empleos (TCJA por las siglas en inglés) y se convirtió en ley, quedó claro que lo que representaba era una enorme transferencia de riqueza de todas/os los pobres y casi todas/os los trabajadores al 1% más rico de la sociedad. Los mayores beneficios irían a los súper ricos.Fue el cambio más reaccionario en la política social desde que el gobierno de Bill Clinton impulsó “Terminar con el bienestar como lo conocemos” en 1996. Pero lo peor está por llegar.Puede tomar un tiempo para que el impacto de TCJA se evidencie. Esto es cierto a pesar de que hubo muchos artículos e informes críticos que mostraron cómo uno u otro grupo de trabajadoras/es de ingresos medios se vería afectado. Mostraron cómo el recorte del impuesto corporativo del 35 por ciento al 21 por ciento y la eliminación de los impuestos al patrimonio de menos de $11 millones beneficiarían sólo a los ricos.En una conspiración de última hora entre la Cámara y el Senado, se eliminaron sumariamente algunas de las “reformas” más escandalosas. Estas fueron las “reformas” que despertaron y movilizaron a los sectores de la clase trabajadora a manifestarse en contra del proyecto de ley.Por ejemplo, se eliminaron las disposiciones de que las/os estudiantes de posgrado deberían declarar el alivio de la matrícula como ingresos y el rechazo de las deducciones de intereses en los préstamos estudiantiles.Sin examinar cada cambio -que tomará mucho más espacio de lo que permite este editorial y probablemente mantendrá ocupados a los abogados de impuestos y contadores durante todo el año- podemos concluir que la gran mayoría del aumento esperado de $1,5 billones en el déficit presupuestario estará en manos de los súper ricos. Lo usarán para establecer un mayor control sobre las leyes futuras. El aumento mítico de las inversiones y los nuevos empleos no proporcionará ingresos fiscales. En la medida en que los capitalistas estadounidenses incluso planean, los ejecutivos de corporaciones planean nuevas inversiones en tecnología que reduzcan los empleos y los costos laborales.El consiguiente aumento de los déficits presupuestarios federales se convertirá en el pretexto para atacar más los programas federales que brindan servicios: Medicare, Seguridad Social, Medicaid, lo que queda de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, beneficios para Veteranos, protección ambiental, regulación de alimentos y medicamentos y otros servicios de salud y programas de Servicios Humanos, etc. Estos recortes perjudican desproporcionadamente a toda la clase trabajadora, a las/os negros, latinas/os, y a todos los pueblos oprimidos, las mujeres, las/os niños, las/os inmigrantes y a las personas con discapacidades.El Partido Republicano, que presionó a través de la TCJA, obviamente es un enemigo de las/os trabajadores y un amigo de los ricos. Las/os demócratas también, por su débil resistencia a este proyecto de ley, han demostrado que no están dispuestos a desafiar seriamente los intereses de la clase capitalista.Por lo tanto, la “reforma fiscal” repite la lección que se muestra en otras áreas: lo que se necesita es una movilización independiente del movimiento de masas contra el gobierno actual, lo que requiere que esté separado del Partido Demócrata.No odie sólo el TCJA. Luche contra ello y contra lo que serán los siguientes ataques inevitables contra trabajadoras/es y oprimidas/os.FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img